Sin lugar a dudas, si echamos la vista atrás, a nuestro pasado más reciente, si hay un jugador que nos viene a la cabeza como futbolista de éxito de nuestra provincia, este es Gaizka Mendieta.

Hace poco hablaba con un padre de un chico que jugaba a fútbol, orgulloso de su hijo, conocedor de sus cualidades me decía que su hijo era muy sacrificado, se esforzaba mucho pero le faltaba técnica, eso sí, era muy aplicado e intenso. Mi contestación fue clara, eso que me acabas de decir de tu hijo es lo único que no se entrena.

Lo mismo podríamos decir de Gaizka Mendieta, un jugador que aprendió primero a ser el que más corría, a ser el más sacrificado. Ese sacrificio por el entrenamiento le hizo que fuera progresando de forma exponencial, paso de ser un pulmón incansable, a ser un todo campista, posteriormente a distribuir juego, llegar a puerta, marcar golazos , lanzar faltas y lanzar penaltis.

Una autentica barbaridad, su principal cualidad, la constancia y las ganas de aprender.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here